Magali es una joven que vive en tunja y cuando tiene sexo con su novio le pide algo nuevo. Esta vez lo que la zorra le pidió a su hombre es que le comprara un consolador para que le penetrara su vagina. El tipo está tan enamorado de Magali y la complace en todo que hace lo que ella dice y le mete todo el consolador a la puta para después sacarlo y meterle el pene hasta enloquecerla de placer.

7.953 visitas / 1 año