Valentina vive en Itagüí y una tarde estaba sola en su casa porque no tuvo que ir a estudiar. A la zorrita le aburre mucho estar en la casa y por eso busca algo que hacer. Como esa tarde no encontró nada para hacer decidió levantar su vestido y tocarse la cuca. La perra se excita muchísimo cuando siente los dedos en su vagina y no para de hacerlo hasta sentirse mojada.

8.598 visitas / 11 meses