Nía vive en Barichara y su amante le consiguió una casa para poder visitarla cuando quiera. Como la perra vivía con los papás el tipo no podía ir a visitarla, pero ahora que vive sola la visita cuando quiere. Al amante de nía le fascina darle por el culo por eso la zorra lo tiene tan abierto y cada que el tipo llega ella se abre las nalgas para que su amante le vea el culo y le meta la verga con muchas ganas.

13.200 visitas / 11 meses