Norma vive en Pereira y tiene una aventura con un amigo que también es socio del negocio que tiene la zorra. Cuando norma y el socio deben hablar de trabajo siempre lo hacen en la casa de ella. Un día que se reunieron para hablar la parejita no dejaba de mirarse, el tipo no pudo aguantar más y le dijo a la puta que quería follar con ella. Como norma lleva tanto tiempo sola y quiere sentir una verga fueron hasta el cuarto y ella dejó que el socio le diera bien duro para luego ver como escurría su culito.

8.527 visitas / 11 meses