Juliana vive en Mitú y su esposo está ayudando a un amigo a hacer unos arreglos en una finca. La zorra quiere tanto a su marido que le lleva el almuerzo todos los días. A juliana le gusta esperar que su esposo almuerce para volver a la casa, pero un día después de almorzar la perra se quedó para follar con el tipo. Como el amigo del esposo no estaba la parejita aprovechó para tirarse un polvo rápido y el tipo le dio a juliana bien duro por detrás hasta venirse.

4.027 visitas / 12 meses