Carlota vive en Buenaventura y el esposo trabaja en las noches en un bar. Como el tipo es el dueño sale las veces que quiere. Una noche cuando el tipo estaba trabajando le dieron muchas ganas de follar y por eso regresó a la casa. Cuando el tipo llegó encontró a carlota acostada y aprovechó para quitarle la ropa y meterle el pingo por el culo. La parejita lo hizo tan rico que el esposo de carlota se vino pero la volvió a penetrar con su pene bien mojado.

9.681 visitas / 12 meses