Alejandra vive en Barbosa y tiene la costumbre de masturbarse antes de ir a dormir. Como el ex novio la llamaba en las noches y le decía cosas para que se calentara la zorra se acostumbró a tocarse y ya no puede dejar de hacerlo. La perra de Alejandra se excita mucho cuando se masturba y no puede dejar de meterse los dedos en la cuca.

2.499 visitas / 12 meses