Alma vive en Medellín y tiene un amante que la visita a la hora del almuerzo para que la mujer no se de cuenta que tiene otra. Cuando el tipo llega donde alma la perra le sirve el almuerzo y después van a la cama para que la puta le chupe el pene. A la zorra le gusta meterse la verga de su amante en la boca para calentarlo y así después él le va a meter todo el pingo en las posiciones que le gusta a la perra.

8.526 visitas / 12 meses