Adela vive en Risaralda y es una ama de casa que está todo el día en la casa esperando que lleguen sus hijos. Como adela se divorció de su esposo hace unos años. Cuando está ganosa le toca utilizar sus manos para darse placer. A esta zorra le gusta tocarse por fuera y abrir su vagina porque siente que así se excita. La perra no para de tocarse hasta que siente que se puede venir.

6.609 visitas / 12 meses